Abrir una empresa en Brasil

Abrir una empresa en Brasil en el proceso de internacionalización de tu empresa puede ser una tarea complicada, por eso en este artículo vamos a tratar de explicar los pasos de manera que se vuelva un proceso sencillo. 

Servicios asociados:

Servicios Corporativos De Brasil

Opciones para abrir una empresa en Brasil

En Brasil, una empresa extranjera podrá establecer su negocio de dos maneras: 

a) Abrir una sucursal de su empresa en Brasil.

 En ese modelo, la empresa en Brasil será una extensión de la empresa extranjera en el país, estando directamente vinculada a su matriz. Para la apertura de ese tipo de empresa es necesaria la autorización del Poder Ejecutivo, lo que transforma el proceso en algo bastante burocrático. 

b) Abrir una empresa brasileña con capital extranjero. 

En ese modelo, la empresa a ser constituida será considerada una empresa brasileña con control extranjero, pudiendo tener uno o más socios extranjeros, sin necesidad de participación de capital brasileño. En ambos casos, será necesario otorgar poderes a un representante brasileño (o extranjero residente) para que pueda tramitar el proceso en nombre de la empresa extranjera. 

Nuestra recomendación es seguir la opción “b” (abrir una empresa brasileña con capital extranjero), en función de exigir menos burocracia y menor plazo de tramitación.

Proceso de Constitución

El proceso de constitución de una empresa en Brasil pasa por los siguientes pasos: 

  1. Preparación de poderes en España para un brasileño o extranjero residente en Brasil, que será el representante del (los) socio(s). 
  2. Registro y apostillamiento del poder y de los documentos constitutivos de la persona jurídica o persona física española que otorgará el poder. 
  3. Envío de dichos documentos a Brasil. 
  4. Traducción jurada de todos esos documentos y posterior registro en notario. 
  5. Elaboración del acta constitutiva (“Contrato Social”), indicando razón social, objeto social, capital social, administrador (representante legal), etc. 
  6. Presentación y registro del acta constitutiva (“Contrato Social”) en el registro mercantil (“Junta Comercial”) de la ciudad donde será constituida la empresa. 
  7. Requisición del CNPJ (equivalente al CIF en España) en la Hacienda Federal (“Receita Federal”). 
  8. Requisición de la Inscripción Estadual en la unidad federativa (‘Estado”) donde la empresa será constituida. Esta inscripción es necesaria apenas para empresas que trabajarán con ventas de productos físicos. 
  9. Requisición de la Inscripción Municipal en la unidad municipal (“municipio”) donde la empresa será constituida. 
  10. Otras inscripciones que sean necesarias de acuerdo con la actividad de la empresa (Colegio de Ingenieros, Ministerio de Agricultura, Ministerio de Turismo, etc.). 
  11. Obtención del Certificado Digital, que servirá para firmar electrónicamente declaraciones y facturas por delante de Hacienda. 
  12. Apertura de cuenta bancaria. 

Nota: muchos de esos trámites transcurren en paralelo.

Sistema tributario

A cada ejercicio fiscal la empresa deberá elegir su sistema tributario, el cual impactará en la manera de contabilizar sus cuentas y en las alícuotas de impuestos a pagar. Existen dos sistemas tributarios a elegir: 

a) Lucro Real (“beneficio real”) 

 Es la tributación que refleja el resultado exacto de la empresa, pues se tributa sobre el beneficio existente después de calculado todos los ingresos y gastos. Si hay pérdida fiscal, los tributos de renta y sociedades no serán cobrados. Las pérdidas de ejercicios anteriores también pueden ser compensadas con beneficios futuros, en el límite de 30%. 

b) Lucro Presumido (“beneficio estimado”) 

La principal característica de esa modalidad es que el tributo se calcula sobre una base estimada por Hacienda para el beneficio de la empresa, que en el caso de empresas de servicios sería de 32% sobre la facturación bruta y en el caso de empresas que venden/revenden productos sería de 8%. Las empresas que optan por ese régimen deben tener uma facturación anual máxima de 78 millones de reales. En caso de superar esa facturación, obligatoriamente pasarán al régimen de Lucro Real.

Cierres contables

Para el cierre mensual de los estados financieros de una empresa la práctica común es que el personal dedicado a esos servicios (contadores), primero realicen el cierre fiscal de la empresa, el cierre de nóminas, la conciliación financiera y posteriormente el cierre contable. Las declaraciones son mensuales, es decir, a cada mes los contadores deben presentar las siguientes declaraciones contable/fiscal/laboral.

Legislación laboral 

De acuerdo con la legislación laboral brasileña, un trabajador goza de ciertos derechos, además de todos los términos acordados por escrito en un contrato de trabajo. Algunos ejemplos de los derechos del trabajador en Brasil son: jornada laboral, aumento anual, bonificación salarial, fondo de garantía del tiempo de servicio, comprobante de transporte, licencia por enfermedad, maternidad/paternidad, aumento por condiciones de trabajo peligrosas…

Coste empresa

El coste empresarial de un trabajador registrado (CLT) en Brasil es bastante elevado, llegando en algunos casos a 100% del valor de su salario bruto, si consideramos algunas bonificaciones, seguros y otros conceptos establecidos por los sindicatos o por criterio de la propia empresa.

Esperamos que esta guía te haya resultado de ayuda. En UR GLOBAL somos expertos en la apertura de empresas y en consultoría empresarial, cualquier duda puedes ponerte en contacto con nosotros.



Deja una respuesta